Tendinitis del psoas: causas, síntomas y prevención

Tendinitis del psoas: causas, síntomas y prevención

¿Qué es la tendinitis del psoas?

El vocablo «tendinitis» se compone de las raíces latinas «tendo=tendón» y «itis=inflamación», denotando así un proceso inflamatorio en el tendón. En consecuencia, la tendinitis del psoas implica la inflamación del tendón asociado al músculo psoas, conocido también como psoítis.

Esta condición no se presenta con gran frecuencia, lo que contribuye a que pase desapercibida cuando se experimenta dolor en la zona de la cadera o ingle. Sigue leyendo para obtener más información acerca de esta relevante estructura muscular en la región de la cadera.

¿Dónde se encuentra el psoas en nuestro cuerpo?

El músculo psoas forma parte de los músculos internos de la cadera y aunque nos referimos a él simplemente como un solo músculo, esta estructura está compuesta principalmente por el psoas mayor y el músculo ilíaco y, en algunas personas, también se relaciona con el psoas menor. Todos ellos en conjunto se extienden desde los procesos transversales de la columna lumbar y la fosa ilíaca, hasta culminar en el trocánter menor del fémur.

Así es como se distribuye el flexor más fuerte de la articulación de la cadera. También es responsable de la rotación externa del muslo.

Síntomas de la tendinitis del psoas

Considerando las zonas de origen e inserción del músculo psoas, resulta comprensible que cualquier alteración en este pueda ocasionar lumbalgia, dolor en la parte frontal de la cadera y molestias en la ingle, siendo este último el síntoma más distintivo de la afección debido a que es en esa región donde se localiza la inserción del tendón inflamado.

En las etapas iniciales, los pacientes afectados experimentan dolor inguinal únicamente en relación con las actividades que irritan el tendón, y los síntomas desaparecen tan pronto como se interrumpen dichas actividades.

Síntomas de la tendinitis del psoas

Actividades deportivas específicas, como correr o pedalear con frecuencia, a menudo desencadenan molestias en la zona inguinal, que en algunos casos se extienden hacia la parte frontal del muslo y hasta la rodilla. No obstante, a medida que la tendinopatía empeora, estas molestias también pueden manifestarse en reposo. Además, en ocasiones, la persona afectada puede percibir un chasquido en la cadera o la ingle durante las actividades que implican flexión de cadera.

¿Cuáles son las causas de la tendinitis del psoas?

Con frecuencia, esta lesión en el tendón se origina debido a una sobrecarga de los músculos flexores de la cadera, especialmente el psoas. Por lo tanto, no es infrecuente que esta afección afecte a personas que ejercen una gran presión sobre sus caderas y realizan movimientos repetitivos de flexión de cadera, como bailarines, atletas y jugadores de fútbol.

Esta sobrecarga de los músculos flexores de la cadera, principalmente el psoas, también puede derivar de un bloqueo en los cuerpos vertebrales en la zona de la columna torácica inferior y la columna lumbar, que son los puntos de origen del músculo psoas. Esta situación genera una tensión de defensa refleja en el músculo, provocando que este tire en exceso de su punto de inserción tendinoso distal. Otros factores que favorecen la aparición de esta lesión incluyen la mala alineación corporal y el uso de calzado inadecuado.

¿Cómo puedo prevenir esta lesión?

La prevención de la tendinopatía del psoas ilíaco es esencial, considerando que su desarrollo está vinculado a movimientos incorrectos y la sobrecarga de este músculo. 

¿Cómo puedo prevenir esta lesión?

Programa de acondicionamiento previo a la actividad deportiva

Integrar un programa de acondicionamiento intensivo como parte integral de la rutina de entrenamiento puede ser clave para preparar el cuerpo antes de emprender cualquier actividad deportiva. Este enfoque ayuda a fortalecer los músculos, incluido el psoas ilíaco, reduciendo así el riesgo de lesiones.

Descansos en sesiones de entrenamiento intensivo

Para los deportistas profesionales, la interrupción estratégica de las sesiones de entrenamiento intensivo y la incorporación de días de descanso son prácticas recomendadas para prevenir la fatiga muscular y reducir el estrés en el psoas ilíaco. Esto contribuye a mantener un equilibrio adecuado entre la actividad física y el descanso, disminuyendo la posibilidad de desarrollar tendinopatías.

Ejercicios de estiramiento para la salud y flexibilidad

La inclusión regular de ejercicios específicos de estiramiento dirigidos al psoas ilíaco es fundamental para mantener la salud y flexibilidad de este músculo. Estos ejercicios pueden ayudar a prevenir la rigidez y la tensión, reduciendo así el riesgo de lesiones relacionadas con el psoas ilíaco.

Adoptar estas prácticas en la rutina de entrenamiento no solo contribuirá a prevenir la tendinopatía del psoas ilíaco, sino que también promoverá un rendimiento físico óptimo y la salud general del sistema musculoesquelético.

¿Cómo se diagnostica?

El dolor inguinal vinculado a esta tendinopatía puede ser resultado de diversas condiciones patológicas que se desarrollan en la cadera. Algunos de los diagnósticos diferenciales asociados con esta afección incluyen:

  • Osteoartritis de cadera
  • Problemas inflamatorios como la bursitis
  • Disfunciones y lesiones viscerales
  • Pinzamiento femoroacetabular
  • Lesión del labrum
  • Hernia de disco o Síndrome Compartimental (compresión del nervio femoral)

¿Cuánto tiempo se necesita para recuperarse de la tendinitis del psoas?

El pronóstico de la lesión del psoas es variable y depende de la anatomía única de cada individuo, así como de su umbral de resistencia a la carga y al estrés. La duración de la curación varía en cada caso, ya que cada cuerpo responde de manera diferente. Si el problema tendinoso se ha pasado por alto durante un periodo prolongado o si la persona afectada no ha seguido de manera consistente las medidas terapéuticas necesarias, como el reposo y los ejercicios de estiramiento, la recuperación puede extenderse más allá de las 6-8 semanas.

Es importante destacar que si la tendinitis del psoas no recibe la atención adecuada y se prolonga, especialmente si la persona continúa con un estilo de vida estresante o no realiza los cuidados recomendados, el proceso de curación puede demorar más tiempo. Incluso con la adopción de medidas terapéuticas a largo plazo, existen riesgos de que los periodos de recuperación se prolonguen y las opciones de tratamiento resulten menos efectivas.

En resumen, permitir al cuerpo el tiempo necesario para recuperarse es fundamental, ya que la tendinitis del psoas podría no sanar completamente si no se abordan adecuadamente y se siguen las recomendaciones médicas de manera constante.

Cuídate en Omnicentro Fisioterapia

Esperamos que este artículo te haya servido para conocer esta lesión, de manera que puedas prevenir su aparición, y para conocer su sintomatología. Si detectas alguno de sus síntomas, no dudes en acudir a nuestra clínica de fisioterapia de Ronda, donde te atenderemos y buscaremos el mejor tratamiento para que te recuperes al 100%.

¡Valora este artículo!
(Votos: 2 Promedio: 5)
Últimos artículos de nuestro blog
Si quieres conocer cuáles son las causas y los posibles tratamientos para la artrosis de cadera, aquí encontrarás esa información.
El hombro congelado es una dolencia que provoca la sensación de congelación en el hombro. Aprende más sobre ello en este artículo.
Conoce a la fibromialgia, cómo lidiar con ella y a beneficiarte de la fisioterapia para hacer más llevadero tu día a día.
Categorías del blog de Omnicentro
Nube de etiquetas de contenidos
Encuentra el contenido que buscas
Abrir chat
1
¡Buenas! ¿Quieres reservar una cita?
¡Muy buenas! ¿En qué podemos ayudarte?